1. (Source: shopruche, via azucar-pal-cafe)

     
  2.  
  3.  
  4.  
  5.  
  6.  
  7.  
  8.  
  9.  
  10. (Source: miniyo, via aykrmela)

     

  11. "Creo que el amor trata de no aferrarse a una persona, sino de aferrarse a lo que siente por esa persona y aún así sentirse libre."
    — ideasviajando (M. Sierra Villanueva)

    (Source: ideasviajando)

     
  12. (Source: newartemis)

     
  13. kenmarten:

    Lab Flask Terrariums

    (via telojuropormihijoquesoyvirgen)

     

  14. "Hay un momento, cuando te enamoras, en el que te sientes desprotegido. Pero es bonito. Estás ahí, sin chaleco antibalas, y te sientes libre. No piensas en el riesgo que corres porque sólo piensas en sus ojos. Sólo. Qué más dará todo. Como un suicida, te acostumbras a él sin tenerle. Le dedicas insomnios, mientras duerme. Poemas bonitos, que nunca lee. Te acostumbras a los cafés solos por la mañana. A los inviernos sin pelearte por a ver quién tiene más manta. La distancia desdibuja las ojeras. Ya no sonríes tanto. Sólo te quedas sentado en la cama, esperando, que es como consumirse pero sin echar humo. Y el tiempo pasa lento. Muy, muy lento. Los días se confunden, a veces un domingo puede durar una semana. Te miras a los ojos en cada espejo y lo comprendes todo, que estás tan solo porque nunca has sabido estar con nadie. Ni siquiera contigo mismo. Rompías las cosas a tu paso. ¿Quién va a enamorarse de una catástrofe? Pero hasta los tornados necesitan un abrazo. Qué desgracia. Llorabas cuando nadie te veía, hasta que dejaste de llorar sin saber cómo. Todo se iba acumulando adentro, como cuando barres el polvo debajo de la alfombra. Nadie ve la suciedad que esconde lo que callas. Nadie. Como si fuese un carnaval y todos llevasen una máscara. No es que las apariencias engañen, es que no quieres saber nada de lo que es cierto. Duele. Es eso, que no te atreves a luchar contra los monstruos. Ya no miras debajo de la cama cuando te acuestas. Cierras los ojos y cuentas salidas de emergencia, por si de madrugada se te incendian las esperanzas y tienes que escapar antes de perder la vida, aunque a veces dudas de si alguna vez la has encontrado. Esto sucede en segundos. Y sesenta segundos por minuto. Sesenta minutos por hora. Es la velocidad con la que lo vas perdiendo todo, mientras huyes hacia no sabes dónde. Quizá a ningún sitio. Se puede escapar alejando lo demás de ti. O quizá a alguna otra vida abandonada, como la tuya, pero cuyos pilares no estén tan carcomidos. ¿El mundo cede, o eres tú el que no se levanta? Ya ni la nicotina cura, sólo te da unas cuantas palmaditas en el hombro. Y susurras, en voz baja. Y maldices, tan callado. Aprendiste a esconderte de ti mismo, pero siempre te encuentras. Te conoces todas tus esquinas. Ya no eres un lugar seguro"
     
  15. darksilenceinsuburbia:

    Maud Bernos

    Blue Eyes, portraits de navigateurs